En nuestra casa y entorno íntimo hay muchas actividades entretenidas para realizar, siendo estas las más relevantes.

Caminar por el bosque y conectarse con la naturaleza es una de nuestras actividades obligadas. El entorno nos entrega muchos senderos por recorrer cercanos a la casa. 

 

Ya sea por su plumaje o canto, son muchos las motivaciones que traen a los apasionados de esta actividad a avistar aves en su hábitat natural. La observación y el estudio de la fauna silvestres tiene aficionados en todas partes del mundo que llegan a recorrer nuestro entorno en busca de ejemplares como el Chucao. 

Recorrer las praderas y alimentar a los animales sin duda será algo que disfrutaras. Te invitamos a conocer un poco más acerca de la agricultura y la crianza de ovejas para la producción de lana natural.


Los paseos a caballo en este paisaje de naturaleza, ríos y Selva Valdivia no solo son paseos a caballo – hacemos todo lo posible para que nuestros huéspedes tengan un buen contacto con el caballo e interiorizarse en la preparación  del mismo para que puedan tener una experiencia placentera.

Cultivamos y cosechamos nuestros propios frutos para llevar a la mesa productos artesanales nobles. Somos productores autosustentables y también apoyamos la producción local. ¿Te gustaría participar en alguna de nuestras actividades de cosecha, riego, cuidados o trabajos generales de la huerta? Puedes ser espectador o protagonista.

Cultivo de frutos y hortatlizas

En el subterráneo de la casa habilitamos un centro de producción que nos permite  elaborar productos artesanales sustentables y compartir la experiencia con nuestros huéspedes y visitantes.

Algo típico que ofrecemos a nuestros visitantes es la comida rusa, por ejemplo, sopa como la Borscht que es hecha con betarragas o el Pelmeni, una masa con carne cocida al agua similar al ravioli, también empanadas rusas, mermeladas y licores con materia prima local.  Ofrece a su vez comida fusión, que es la mezcla de comida rusa con ingredientes chilenos, tales como hongos silvestres de la zona, sumándose a los ya conocidos changles o loyos; Licores con frutos nativos que mayormente la gente no sabe que pueden ser utilizados como el arrayán o el chaura. Marina une – a través de la cocina – dos distintas culturas en una deliciosa mezcla de sabores.